Pollo Asado

Hoy hablamos de un plato muy socorrido en reuniones familiares improvisadas, o incluso alguna celebración, el pollo asado. Este plato debido a su sencillez es utilizado en muchos menús ya que el pollo no requiere una cocción tan precisa como otras carnes.

Hacerlo asado es muy típico de los hogares tradicionales donde la abuela prepara un pollo troceado, a menudo del corral de la propia casa.

Probablemente si buscas en internet recetas con pollo, te vas a encontrar un sinfín de resultados en los que te explican como cocinarlo. Yo te voy a enseñar un truco para cocinarlo perfectamente a la parrilla y que además quede super jugoso.

Para eso te voy a contar un adobo especial que yo le hago para ablandar sus fibras y aportarle un sabor extra al ahumado de la parrilla.

El adobo debe hacerse el día anterior y el pollo debe permanecer en él, por lo menos unas doce horas, por lo que puedes prepararlo el día anterior.

Puedes adobarlo troceado, usar solo los muslo o pechugas, e incluso hacerlo entero en forma de mariposa como te cuento en este artículo.

Para el adobo vamos a necesitar:

  • Leche entera
  • 1 Cda de curry
  • 1 Cda de nuez moscada
  • 2 Dientes de ajo
  • 1 Cda de comino

Adoba bien el pollo esparciendo bien las especias y luego añade la leche de manera que cubra toda la carne. Mételo en un envase o si no tienes una olla puede ser otra opción. Después de que halla reposado las doce horas escúrrelo bien, y sécalo con un poco de papel absorbente pero sin quitarle las especias.

La parrilla un buen truco es tener bastante brasa con carbón y añadirle un tronco pequeño o virutas de ahumar que las puedes encontrar en amazon por ejemplo. Con la brasa bien potente echar abundante sal gorda por todo el pollo y colócalo en la parrilla.

Finalmente, tienes que cocinarlo el tiempo que necesite ( aproximadamente 35 a 45 minutos) sin que se forme llama y lo queme. Si te pasa con echarle sal directamente a la brasa se apagará.

Por último, te recomiendo quitar el pollo y dejarlo reposar unos 10 minutos con un poco de papel de aluminio por encima.

Si por lo contrario decides asarlo en el horno solo tienes que repetir el mismo proceso de adobo pero la temperatura debe ser constante. Asa el pollo a 170 ºC durante unos 40 minutos regando de vez en cuando con un poco de caldo o vino blanco para que no se seque en exceso.

En cuanto al adobo te recomiendo una ensalada o unas simples patatas fritas, de manera que no enmascaran el sabor de nuestro protagonista que es el pollo asado.

QUE APROVECHEEE!!